Home  
Japanese
jpn
English
eng
Espanol
esp
Portuguese
pt
Vietnamese
vi
Korean
kor
Back Index Next

Mensaje del Presidente de la Comisión

Día internacional de las migraciones. Mensaje del Presidente de la Comisión Dejen esos niños y no les impidan que vengan a mí, 2006

porque el Reino de los Cielos es de los que se asemejan a los niños

En las estadísticas del año 2005, el 5% de los matrimonios, es decir 1 de cada 20, era una pareja internacional. Haciendo un simple cálculo, podemos decir que de cada 20 niños uno es de doble cultura. Dado que las familias de los refugiados e inmigrantes también tienen niños, si unimos estos dos datos, podemos deducir que en una clase de Primaria con 40 alumnos puede haber dos o tres que tienen sus raíces en el extranjero. Siempre deseamos que las parejas internacionales encuentren la felicidad en su matrimonio pero este deseo es mucho más intenso cuando pensamos en los niños.

Sin embargo, tanto la sociedad como la Iglesia en Japón ¿tienen en cuenta suficientemente la felicidad de los niños?. ¿ Se ponen los adultos al mismo nivel de los niños?. Quisiera que pensásemos a partir de dos ejemplos. En estos momentos se está estudiando en el Parlamento la reforma de la Ley básica de Educación. Dentro de la reforma se escribe「Formaremos en actitudes de respeto a nuestra cultura y tradiciones、y en amor a la patria y el país que las han hecho crecer, a la vez que、enseñaremos a respetar a otros países, y a promover la paz y el desarrollo de la sociedad internacional」Concretar esto en colegios y escuelas lleva consigo la asimilación o unificación forzosa de todos los niños sean de doble origen o hijos de emigrantes o refugiados. Y también arroja una sombra sobre el objetivo de toda educación que es la formación de la personalidad y la creación de la propia identidad. Y es que en el modo de pensar de esta propuesta de ley se ignora la existencia de los niños hijos de emigrantes, refugiados o nacidos de matrimonios internacionales.

El 29 de Marzo de este año, a un niño, nacido de una filipina soltera aunque había sido reconocido por su padre japonés, se le negaba la nacionalidad japonesa, por lo que se llevó el asunto a juicio. La Justicia de Tokio falló a favor del niño diciendo que「La Ley del Registro Civil que pone como condición para obtener la nacionalidad de los niños el matrimonio de los padres, es contraria a la Constitución」. Está claro que el hacer depender la nacionalidad de los niños, sin que éstos tengan ninguna culpa, del momento en el que el padre decida reconocerlos, está en contradicción con 「La Constitución de Japón」、「La Declaración Internacional de Derechos Humanos」 y 「La Declaración de los Derechos del Niño」. Incluso en el año 2004 el Comité de Derechos Humanos de la ONU en su recomendación última se hizo eco de estos temas. Así que en ese sentido podemos decir que la sentencia fue correcta, y sin embargo, el Gobierno apeló la sentencia. Los niños que llevan a juicio estos asuntos son sólo la punta del iceberg. Hay muchísimos más a los que las leyes del país discriminan y hacen sufrir. Además entre los refugiados indochinos de segunda generación y los residentes coreanos hay muchos niños que, por diversas razones, no tienen ninguna nacionalidad

Jesús dijo「Dejen esos niños y no les impidan que vengan a mí, porque el Reino de los Cielos es de los que se asemejan a los niños」(Mt. 19:13-15)Jesús nos enseña a nosotros, los adultos, que debemos ponernos a la altura de los niños para pensar desde ellos, y que debemos proteger lo que ellos dicen y hacen. En el día internacional de las migraciones, quisiera pedir, junto con todos ustedes, para que lleguemos a ser una iglesia donde se tenga en gran estima la vida de los niños que Dios nos ha regalado, y se respeten los derechos humanos fundamentales.

Septiembre de 2006
Comisión Episcopal de Japón para los refugiados, inmigrantes y transeúntes Presidente de la Comisión
Tani Daiji(Obispo de Saitama)



Back Index Next
E-mail:jcarm@cbcj.catholic.jp
Copyright 2005 J-CARM