Home  
Japanese
jpn
English
eng
Espanol
esp
Portuguese
pt
Vietnamese
vi
Korean
kor
Back Index Next

Mensaje del Presidente de la Comisión

96 Día Internacional de las Migraciones (2010)


La felicidad de todos los niños


 Quisiera que, aprovechando el tema de este año para la Jornada Mundial de las Migraciones que es “La felicidad de los niños”, ese día fuera una ocasión de rezar y reforzar los compromisos para conseguir que los niños sean felices en los distintos lugares donde se encuentran.

 Los「Derechos del niño」que también Japón ha ratificado,se apoyan en cuatro pilares:(1)Derecho a la vida, (2) Derecho a ser protegido de la discriminacion, el maltrato, y la explotación (3) Derecho a la educación, (4) Derecho a la participación.

 En la realidad estos derechos no son suficientemente respetados. Si miramos con atención veremos que, incluso en nuestro entorno, a muchos niños se les priva de estos derechos. Especialmente los hijos de refugiados o emigrantes están expuestos a una realidad amenazante.

  Quisiera presentar algunos ejemplos:
  Se ha endurecido la postura ante las personas que están en situación irregular. Ha habido casos en los que, aunque se concedió el permiso de residencia a los niños matriculados en colegios, se obligó a sus padres a que regresaran a su país de origen por no tener visado, haciendo así que padres e hijos tuvieran que vivir en países diferentes. Deseo y pido de todo corazón que la dureza y el dolor por no poder vivir con sus padres no sea una experiencia traumática para estos niños. La sociedad internacional, desde una postura humanitaria, contempla que en estos casos no se separe a los hijos de sus padres( Derechos del niño. Artículo 9) pero, desgraciadamente Japón casi nunca lo cumple.

  En una reunión de filipinos, un niño que había ido solo a la reunión dijo: “ yo soy alumno de Primaria pero mis padres no tienen visado. ¿Podré pasar a Secundaria Inferior?. Y en caso de no poder, ¿Tendré que separarme de mis amigos?”

  Este niño en medio de su inquietud tuvo el valor suficiente para salir de casa y preguntar sobre su situación. Esta sociedad que provoca tal inquietud en los niños es la que rodea a los emigrantes .

  El Partido Democrático, ahora en el poder, publicó un Manifiesto que está aplicando. Uno de sus puntos es la enseñanza gratuita para la Enseñanza Secundaria Superior, ya que quiere que, además de la enseñanza obligatoria, también ésta sea gratuita. Tanto los Colegios coreanos del norte, como los 14 Colegios brasileños, y las 17 Escuelas Internacionales entran dentro de esta grupo. Sin embargo a los colegios coreanos y a muchas escuelas para extranjeros les ha sido negada esta posibilidad. Incluso muchos colegios de extranjeros que quieren conseguir el permiso como academias, tropiezan con unas vallas casi inranqueables. Y, mientras tanto, los niños que han de elegir colegio están en una situación difícil. Y más aún no son pocos los niños que no pueden ir al colegio. Todavía en Japón no se respeta el derecho a la educación que tienen todos los niños y que viene garantizado por el artículo 28.

  Cuando, en las iglesias, se programa alguna actividad para niños y jóvenes, los avisos que se ponen en los tablones de anuncio están escritos sólo en japonés, y pocas veces en otro idioma, como, por ejemplo, portugués. Sin embargo, hay gran número de jóvenes y niños cuya lengua materna no es el japonés. Por lo que la celebración puede pasar sin que se hayan enterado de su existencia. ¿No se les roba así el derecho a participar?

 ¿Qué tipo de sociedad o iglesia queremos construir? Nosotros tenemos la certeza de que la norma básica debiera ser“ dar importancia a la felicidad de todos los niños”.¿No es esta la norma fundamental para edificar una iglesia y una sociedad donde sea fácil la convivencia tanto para los adultos como para refugiados, emigrantes o transeúntes?

 Estos derechos son prerrogativa de todos los niños, sin que les falten a ninguno. En el tema de este año sobre la felicidad de los niños, hemos introducido la palabra “todos” para hacer hincapié en su importancia. Quiero seguir rezando para que se haga realidad una iglesia y una sociedad en las que a nadie falte el derecho a ser feliz . Y también quisiera que estudiáramos y profundizáramos en los Derechos del Niño.

 「El que acoja a uno de estos niños en mi nombre a mí me acoje」(Mt18:5)





26 de Septiembre de 2010
Comisión Católica de Japón para los emigrantes, refugiados y desplazados
Presidente, Goro Matsuura





Back Index Next
E-mail:jcarm@cbcj.catholic.jp
Copyright 2005 J-CARM